ART dota a Vitoria de un sistema electrónico pionero en España que elimina el riesgo de confusión en la identificación de embriones

Embrióloga trabajando en un laboratorioEl centro ginecológico y de reproducción asistida ART Vitoria es el primer centro de Euskadi, y el segundo en España, en contar con el IVF Witness, el sistema de seguridad más sofisticado y preciso que existe en la actualidad para garantizar la trazabilidad de las muestras biológicas (óvulos, espermatozoides y embriones) y eliminar cualquier confusión en su identificación.

Esta técnica de vanguardia, que utiliza tarjetas de identificación personal y microchips, se une a los sistemas manuales de control ya implementados por la clínica. De esta manera los y las pacientes cuentan con total garantía durante todas las etapas del proceso de reproducción. “Las mujeres que se someten a tratamiento para ser madres pueden estar seguras y tranquilas de que no habrá errores en la identificación  ni cambios a lo largo del proceso”, señalan desde ART Vitoria.

El IVF Witness es un sistema pionero en Europa que todavía no está muy extendido. Cada paciente recibe una tarjeta electrónica con sus datos personales que introduce en un lector para comprobar su identidad cada vez que realiza una visita, ya sea durante la punción folicular (extracción de óvulos), su fecundación o su desarrollo embrionario. De esta manera se crea un registro automático y completo de cada paciente. El laboratorio, por su parte, cuenta con una serie de receptores electrónicos que verifican los datos de cada muestra, capaces de detectar un hipotético error de identificación de las mismas y paralizar el proceso.

“En todo momento, desde el laboratorio de fecundación in vitro se sabe qué persona está dentro del quirófano”.

ART Vitoria, que abrió sus puertas el pasado mes de abril, es el único centro de Álava que ofrece de manera integral todas las técnicas de reproducción asistida, lo que evita que las pacientes deban desplazarse a provincias limítrofes como sucedía hasta ese momento. Así, se realizan inseminaciones artificiales (IA), fecundaciones in vitro (FIV), inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI), tratamientos de azoospermias (ausencia de espermatozoides en el eyaculado), donación de gametos (óvulos y espermatozoides), criopreservación mediante vitrificación de embriones y de óvulos e incluso diagnóstico genético preimplantacional (DGP) de los embriones para evitar malformaciones o enfermedades de transmisión genética y cromosómica.

Junto con la seguridad del proceso, el trato personalizado a los pacientes es una de las piedras angulares del proyecto. “En la clínica se proporciona un trato profesional pero a la vez cercano. Se trata de un proceso en algunos casos muy largo y laborioso, en el que resulta fundamental mimar a la paciente, que se sienta comprendida y atendida”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando, estará dando su consentimiento y aceptando nuestra política de cookies

Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies